@david_bonilla

¿Qué aspectos tengo que tener en cuenta si monto una tienda de comercio electrónico de alimentos (tartas, empanadas, helados...)?



@amaiac@Nazariglez


Estimado @david_bonilla,

La normativa vigente específica de comercio electrónico no establece diferenciaciones en cuanto al tipo de producto que se pretende comercializar, por lo que, al igual que en cualquier otro producto, habrá que atender además a la normativa que le sea propia.

Atendiendo al tipo de bienes que menciona, habrá que estar por un lado a las condiciones propias del comercio electrónico que le afectan directamente, y por otro a la normativa específica (‘común’) aplicable al caso:

Comercio Electrónico

Por cuanto se refiere al comercio electrónico propiamente dicho, habrá que atender a todas las prescripciones de la LSSI sobre identificación del prestador del servicio, requisitos específicos para comunicaciones comerciales en este marco, derechos de los destinatarios del servicio o las exigencias en cuanto a formalización y perfeccionamiento del contrato o la forma de prestar el consentimiento. Pero dado lo específico de la pregunta sobre productos alimenticios, entiendo que ya conoces las reglas generales aplicables a todos los casos.

Tan sólo me gustaría destacar en este apartado que la LSSI establece que “Los contratos celebrados por vía electrónica en los que intervenga como parte un consumidor se presumirán celebrados en el lugar en que éste tenga su residencia habitual”. Lo que implica que habrá que cumplir la normativa específica de consumo y de distribución, transporte, comercialización y sanitarias del lugar de residencia del consumidor.

Normativa ‘común’ aplicable


Aunque en el tema concreto que plantea es muy variada y se encuentra muy dispersa, hay algunas normas de aplicación general en esta materia que sí merecen ser mencionadas

Normativa de Consumo

La Ley de Consumidores y Usuarios establece textualmente “La prohibición de venta a domicilio de bebidas y alimentos, sin perjuicio del reparto, distribución o suministro de los adquiridos o encargados por los consumidores y usuarios en establecimientos comerciales autorizados para venta al público, y del régimen de autorización de ventas directas a domicilio que vengan siendo tradicionalmente practicadas en determinadas zonas del territorio nacional”.

Ello implica, desde la perspectiva de consumo, una enorme limitación al modelo de negocio planteado.

Normativa sobre ventas de distancia

En esta materia, si bien la normativa específica exigía el registro de los ‘vendedores a distancia’, tal requisito no es exigible tratándose de ‘prestación de servicios de la Sociedad de la Información y comercio electrónico’.

No obstante, caso de que el planteamiento sea la venta en el extranjero,  la trasposición de directivas comunitarias llevó a la ley española a obligar a los vendedores a distancia no residentes en España a inscribirse en el registro de ventas a distancias, por lo que es posible que otros países de la UE mantengan la misma exigencia – y no la exclusión de la obligación– caso de que la intención sea vender en sus territorios.

El resto de las disposiciones de las ventas a distancia sí son aplicables al modelo planteado. Y de ellas cabe destacar que, a pesar de que la regla general en las ventas a distancia es que el comprador disponga de un plazo de desistimiento libre y sin razón alguna de 7 días –aplicado al caso concreto que plantea– la ley señala que no será de aplicación en el caso de “bienes confeccionados conforme a las especificaciones del consumidor o claramente personalizados, o que, por su naturaleza, no puedan ser devueltos o puedan deteriorarse o caducar con rapidez”.  Por consiguiente, entiendo que este derecho general que podría poner en cuestión el modelo de negocio planteado no es de aplicación.

Normativa sanitaria y de comercio minorista de productos perecederos

Toda esta –muy extensa, diversa  y detallada– normativa es de carácter autonómico, por lo que para las cuestiones de establecimientos, transporte, almacenamiento, manipulación o higiene de este tipo de productos habrá que atender a la localización concreta.

Entiendo, a pesar de las dificultades planteadas, que el modelo de negocio podría ser legalmente factible, pero ello dependería de las circunstancias, perspectivas y ámbito específico que se plantee.

¿Te ha gustado?, ¡compártelo!

¿Cómo funciona?

Si quieres enviar una pregunta envía un tweet al usuario @asklegis.
Si ves una pregunta en la lista de pendientes que querrías ver contestada, retuitéala. Cuanta más gente muestre su interés, más probable es que la contestemos.

Cada semana contestamos una pregunta.

Y si no puedes esperar y te gusta cómo trabajamos siempre puedes o llamarnos por teléfono al número que aparece al pie.